Ir al contenido principal

Emociones y ambiente hospitalario!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es el proceso quirúrgico?

La ocasión de pasar por un proceso quirúrgico y no tener muy claro el qué ni el cómo


¿Tienen que operarte?
Si estás en este caso debes tener claro en qué momento o situación del proceso, al que llamamos Proceso Quirúrgico, te encuentras.
Suele pasar que cuando el médico te dice que para tratar tu problema de salud necesitas ser intervenido mediante una operación quirúrgica, vuelves para casa tras la noticia "impactante", y la curiosidad o la necesidad de tener más información sobre el tema te llevan a buscarla por Internet. 
El acceso a este recurso es un elemento cotidiano en la vida de tod@s. Empezamos a buscar información sobre nuestra salud, chequeamos intervenciones quirúrgicas en Google antes de consultar con el equipo de salud, utilizamos foros y comunidades digitales para conocer sus experiencias o en busca del apoyo emocional que no encontramos en nuestro entorno. 
Según datos publicados por la Fundación Telefónica en su informe Sociedad de la Información en España 2014

TECNOLOGÍA Y HUMANIZACIÓN

TECNOLOGÍA Y HUMANIZACIÓN ¿SON COMPATIBLES?Tecnología y Humanización van de la mano en una sociedad en constante cambio donde la única constante es eso, el cambio. 

Sé la luz de tu paciente en quirófano

Pocas veces se habla de la luz que ilumina un quirófano y es de una brutal importancia a la hora de estar y actuar en él.
La lámpara de un quirófano pone su foco en el punto de mira del cuerpo de la persona que actúa como paciente en ese escenario.
Una persona estirada en una mesa con su cuerpo desnudo y despojado de ropa visible, pero que sigue vestido de emociones intangibles para el ojo humano y sí percibidas por la sensibilidad humana.
Sí, es de gran importancia para una cirugía observar el tejido del paciente por el que los dedos y los instrumentos en las manos del cirujano o cirujana trabajan. 
Ilumina también la extensión de todo ese campo al que llamamos estéril donde el resto del equipo necesitamos estar. Un estar que  atraviesa con nuestra presencia la vulnerabilidad del paciente. 
Este acto lo deberíamos hacer con total claridad para acompañar en el arte de operar. Porque la persona que se expone bajo los focos de una lámpara en quirófano tiene miedo, incertidumbre, desconfianza…